Grabado en los estudios de La Makinita, la potencia rítmica de Juana Fe se combina con el virtuosismo y talento de Nano en un disco único, pieza obligada para coleccionistas.